Todos deberían jugar The Binding of Isaac

The Binding Of IsaacDesde hace algún tiempo y por culpa de H. Pilz me he vuelto adicto a diversos juegos Indie, las razones son varias: son juegos sencillos, prácticamente en cualquier computadora los puedes jugar; son juegos casuales, si tienes 30 mins libres podrás jugarlo sin problemas y continuarlo más adelante; finalmente, porque tienen propuestas sumamente originales.

El último juego Indie que me ha sorprendido ha sido The Binding of Isaac, del mismo creador Supermeat Boy (Edmund McMillen). Lo cual solo significa dos cosas: es un excelente juego, y contiene suficiente humor negro.

La trama

Isaac y su mamá vivían una vida feliz hasta que un día la madre escucha el llamado de Dios, quien inminentemente le solicita el sacrificio de su hijo. Isaac al darse cuenta de las intenciones de su madre decide adentrarse en el sótano de su casa donde encontrará enemigos peligrosos, hermanos y hermanas perdidas y finalmente enfrentará a su propia madre.

La historia es una referencia bíblica al sacrificio de Isaac.

Modo de juego

The Binding of Isaac es una combinación de un buen dungeon crawler con un juego de acción de disparos en 2 dimensiones. En el juego deberás ir pasando niveles en los cuales te enfrentarás con una variedad de enemigos, conforme avances por los niveles adquirirás mejoras que te permitirán moverte más rápido, disparar más balas (lágrimas), conseguir bombas y muchas otras cosas más.

Lo adictivo del juego es que cada vez que lo juegues el mapa es distinto, los enemigos contra los que te enfrentarás son distintos, y finalmente la combinación de armas que irás jugando hace de cada partida un estilo nuevo para jugar.

Precio

Como todos los juegos indie, se maneja a un precio sumamente bajo, lo puedes adquirir a través de Steam por tan solo $5 dólares.

Nota final

En lo personal les recomiendo mucho este juego, su precio es muy bajo para la cantidad de horas que promete de diversión. De hecho no pasaron más de 5 minutos de que mi novia, bones, me viera jugándolo para pedirme que se lo regalara, ¡deal! Ahora los dos estamos jugando The Binding of Isaac.

Posts relacionados