Querida hija, soy de la generación gamer

Mi hija, la cual aún no nace y que de hecho aún falta algo de tiempo para que esté en camino, será hermosa, de eso estoy seguro. Pero incluso estoy más seguro de que, le guste o no, los videojuegos serán parte importante de su vida.

Cuando sea padre estoy seguro que pasaré un buen tiempo decorando con stencils de Portal las habitaciones de mis hijos, les pondré instrucciones sobre lavarse los dientes antes de dormir y que tiendan su cama por las mañanas al puro estilo de GLaDOS. Puede que también me regrese el gusto por hacer peluches, y entonces llenaré sus cuartos de Pokémons, personajes de Zelda (Sí, habrá varias Navi de peluche rondando por el cuarto), y su osito de dormir será un Companion Cube. Y de la ropa ni se diga, me encantará comprarles ropa con referencias a videojuegos retro “De cuando yo era pequeño”.

Gamer Dad

Abuelo gamer

Todo esto es inevitable, y es que los videojuegos no sólo se han convertido en parte de la cultura pop de hoy en día, sino que también forman parte de las historias que contamos, de nuestro día a día, de los buenos ratos que hemos pasado con amigos, e incluso para algunos, de cómo conocieron a sus parejas.

No sé si a mis hijos les gustará, no sé si crecerán amando los videojuegos o los detestarán. Pero tendrán un papá el cual jugará videojuegos, hará referencias a sus tiempo de cuando jugaba Team Fortress 2 y League of Legends, y quizá si me vuelvo un viejo obstinado termine diciendo cosas como “Los juegos ya no son como eran antes”.

Y claro, no importa lo que pase, si les gustan o no, amaré a mis hijos.

Posts relacionados