Me volví adicto a Don’t Starve

Una de las razones por las que disfruto las ventas de verano de Steam es porque me dan la oportunidad de comprar juegos que quizá bajo ninguna otra circunstancia compraría. Vamos, comprar un juego de $5 dólares no es una apuesta peligrosa, si el juego es malo lo abandonarás en una hora y no te molestará haberlo comprado, pero si es bueno, vaya que nos sentiremos bien de haber aprovechado la oportunidad.

Y esa es la breve historia de porqué compré Don’t Starve hace poco más de una semana. Un juego de corte indie con unas gráficas muy al estilo de Tim Burton y un modo de juego survival. ¿El resultado? Bueno, Steam dice que llevo jugado 38 horas en una semana desde que lo compré (algo así como 5 horas al día).

Don't Starve

Una cosa que debo señalar es que el juego es más de lo que los trailers del juego muestran. Y es que estos vídeos apenas explican qué tendremos que hacer, y en su lugar se centran más en el arte del juego. Si te gustan las temáticas dark o eres fan de cuanta película saca Tim Burton, la ambientación te encantará. En lo personal lo encontré muy al estilo de Sweeny Todd.

¿De qué trata Don’t Starve?

Dont’ Starve es un point and click en el cual deberemos de controlar a un personaje el cual se ha despertado en un mundo salvaje y deberá hacer lo que sea necesario para sobrevivir. Como el nombre lo dice, el objetivo primordial es no morirse de hambre, pero ello implicará tenerse que enfrentar a una naturaleza salvaje en donde la única ley es la regla del más fuerte, o quizá del más hábil.

En Don’t Starve tendremos que explorar el mundo, fabricar armas, construir una pequeña fortaleza y constantemente buscar comida. Pero claro, el elemento sorpresa son las cosas “misteriosas” o “monstruosas” con las que nos tendremos que enfrentar. En este aspecto podemos decir que recuerda a juegos como Terraria Minecraft aunque aquí la construcción no es tan importante como sí lo es la exploración.

Conforme avancemos en el juego podremos desbloquear a otros personajes, cada uno de ellos tiene un gimmick y también una desventaja, lo cual le da una sazón distinta a jugar con cada uno de los personajes.

Otros detalles

Una de las características primordiales del juego es que el mapa se genera de forma aleatoria, por lo que cada vez que lo juguemos la partida será ligeramente distinta. Y claro, si añadimos los detalles de los distintos personajes el juego se vuelve muy genuino en cada partida.

Eso sí, la curva de aprendizaje es algo lenta, por lo que acostúmbrate a morirte en repetidas ocasiones. Lo podemos resumir como un juego en donde “hasta perder es divertido”.

Lamentablemente la oferta de Steam ya pasó, pero si te ha llamado la atención, lo puedes adquirir por $12 dólares en Steam. En resumidas cuentas les puedo asegurar que Don’t Starve es un juego bastante divertido.

Posts relacionados