Wild Arms

Wild Arms

Todos en alguna ocasión, hemos tenido uno o dos juegos a los que por mucha voluntad que les hayamos puesto, nos ha sido totalmente imposible terminar. Dos de esos juegos, a los que nunca he podido poner fin (por causas totalmente ajenas a mi voluntad) son: el Medievil y nuestro protagonista del día, el Wild Arms.

Un juego que llegó a mis manos por pura casualidad, que no llega a superar al idolatrado Final Fantasy, pero que sirve para estar bastante entretenido durante un buen número de días e incluso semanas.

¿De qué va Wild Arms?

Del regreso de una oscura raza de Demonios de metal, a la que debemos hacer frente con tres tipos de héroes diferentes, a los que podemos controlar e intercambiar durante toda la aventura.

Un Rpg muy bien conseguido, con combates por turnos, gráficos bastante resultones y músicas bastante pegadizas (yo todavía me acuerdo de la que aparece en la presentación del juego), al que merece la pena dar una oportunidad.

Posts relacionados