Bubble Bobble, un juego sencillo, pero muy adictivo

Bubble Bobble

Ya que a todo el mundo parece interesarle los juegos que todos los que nacimos a principios o mediados de los 80, jugábamos en nuestra más tierna infancia, hoy vamos a bucear en nuestros recuerdos para rescatar del olvido a uno de los mejores juegos de la época: el Bubble Bobble.

Un juego protagonizado por dos dragones de color verde y azul, que como muchos de aquellos que empezaban a aflorar en los 80, comenzó dando sus primeros pasos en las máquinas de los salones recreativos, cuya mecánica y colorida apariencia conquistó a miles de jugadores de todo el mundo.

La mecánica consistía en ir eliminando a nuestros enemigos a lo largo de las 100 pantallas que tenía Bubble Bobble utilizando únicamente las pompas de jabón que salían de la boca de nuestros pequeños amigos. Algo que a priori parecía sencillo en las primeras pantallas, pero que se iba complicando bastante, según ibas descubriendo a los nuevos enemigos e ibas cambiando de escenario (creo que lo más lejos que llegué fue al nivel 20)