Game Boy cumple 30 años

Hace treinta años, hacía su aparición en Japón una consola que cambiaría para siempre el mundo de los videojuegos: la Game Boy. Una consola portátil, con la que Nintendo batió records de ventas, a la que ni la Linx (técnicamente superior) pudo hacer sombra.

¿Qué hizo la Game Boy tan especial? Ser una de las primeras consolas que podías llevar contigo a todas partes, traer un juego tan icónico como Tetris en su pack inicial y sobre todo, la gran cantidad de horas de diversión que podías tener con un paquete de pilas.

Tal fue el furor que despertó la Game Boy en todo el mundo, que Nintendo llego a vender la increíble cantidad de 118 millones de consolas y más de 500 millones de juegos.

La evolución de Game Boy

Aunque Game Boy era bastante cómoda a la hora de jugar, Nintendo decidió en 1996 que nuestras jóvenes muñecas necesitaban una consola más pequeña, que tuviera colores para elegir y a la que tan solo le hicieran falta dos pilas para funcionar; fue así como nació la Game Boy Pocket.

Unos años más tarde, los ingenieros de Nintendo volvieron a dar una nueva tuerca a su producto estrella, agregándole una luz interna para que pudiéramos jugar de noche sin problemas. Esta innovación salió al mercado con el nombre de Game Boy Light.

Tras años disfrutando de nuestra querida pantalla en tonos verdes, el color apareció en nuestras pantallas con la Game Boy Color, con juegos tan legendarios como Pokemon Blue y Red.

Accesorios de Game Boy

Aunque para muchos de nosotros, era más que suficiente con tener la Game Boy entre nuestras manos para disfrutar, a lo largo del tiempo aparecieron toda una serie de accesorios para que nuestra experiencia fuera mucho más placentera.

De entre todos ellos, (dejando a un lado el Game Link que venía con la consola y servía para conectarnos con otros para jugar contra otros en Tetris, Tennis…etc.), los más curiosos son:

  • El Light Boy, una lupa gigante que se apoyaba en la parte de atrás de la consola y con la que podías ver la pantalla más grande e incluso iluminada, ya que tenía luz incorporada.
  • El Handy Boy, un armatoste que se acoplaba a la consola con el que obtenías: sonido estéreo, una lupa con luz y un joystick arcade.
  • Game Boy Camera y Game Boy Printer. Se vendían por separado, pero no podían existir la una sin la otra, ya que por muchas fotos que hicieras con la cámara y muchos montajes graciosos, de nada servían si no podías imprimirlos para tenerlos como recuerdo.